Entrevista al embajador de Cuba

embajador

El 20 de febrero en el Centro Social Ítaca (Torrelavega) entrevisté al embajador de Cuba en España, Eugenio Martínez, para eldiario.es.

itaca

Fotos: Joaquín Gómez Sastre

Leer la entrevista completa

Anuncios

Personas sin hogar

El rostro de la gente que duerme en la calle refleja la forma más extrema de pobreza y exclusión social. Se trata de personas que habitualmente viven y en ocasiones también mueren soportando la pasividad o el desprecio de la mayoría de quienes les rodean, y que hoy constituyen una realidad tan nueva como vieja, tan cercana como lejana y tan conocida como ignorada. Antes se les llamaba indigentes o vagabundos. Hoy se les denomina roofless o sintecho, pero siguen sufriendo el más alto nivel de marginación y su número no deja de crecer en los denominados Estados desarrollados –como España–, donde no existe un problema de escasez de viviendas capaz de explicar esta realidad.

Seguir leyendo en Revista21

Referencias al reportaje en InSurGente y en el blog Destapando las mentiras

CRISIS EN ESPAÑA_083

Fotos en el blog de Joaquín Gómez Sastre

Las rubias de Hitchcock

Elegía actrices rubias y sofisticadas porque buscaba “mujeres de mundo, verdaderas damas que se transformarán en prostitutas en el dormitorio”. Creía que las inglesas, suecas, alemanas del norte o escandinavas son más interesantes, sexualmente hablando, que las latinas, italianas o francesas. Alfred Hitchcock pensaba que el sexo no debe ostentarse, por eso nunca le interesaron las actrices –también rubias– como Marilyn Monroe o Brigitte Bardot, que, según él, tenían el sexo “inscrito en todos los rasgos de su persona”. Sin embargo, “una muchacha inglesa, con su aspecto de institutriz, es capaz de montar en un taxi con usted, y, ante su sorpresa, desabrocharle la bragueta”.

La primera

01escalones

39 ESCALONES (1935)

Madeleine Carroll

(1906-1987)

Fue la primera celebridad rubia de Hitchcock. El director, que consideraba que existe una relación secreta entre las esposas –de metal– y el sexo, le hizo pasar media película esposada al escurridizo protagonista masculino, por lo que se vio obligada a seguir, a trompicones, los pasos de éste.

La insegura

02rebeca

REBECA (1940)

Joan Fontaine

(1917-2013)

Tímida y atribulada, es recordada como una de las rubias más frágiles de Hitchcock, quien durante el rodaje de Rebeca trató de manejarla como a una marioneta. El espectador de la película no sabe cómo se llama, pues nadie se dirige a ella por su nombre. Es sólo una sombra, la sombra de Rebeca. Y quizás también el objeto de deseo de la otra protagonista femenina.

La amiga

03matrimonio

MATRIMONIO ORIGINAL (1941)

Carole Lombard

(1908-1942)

Era amiga de Hitchcock, y un día se le ocurrió preguntarle si rodaría una película con ella. El director aceptó, aunque sin saber muy bien por qué. Hitchcock había declarado años antes que los actores son como ganado, y, el primer día de rodaje, Lombard le esperó junto a tres terneras vivas con medallas al cuello, con los nombres inscritos de ella misma y de los dos protagonistas masculinos de Matrimonio original.

La impuesta

04sabotaje

SABOTAJE (1942)

Priscilla Lane

(1915-1995)

La Universal impuso a Lane –una de las estrellas del momento– como protagonista de Sabotaje, a pesar de que Hitchcock la consideraba vulgar y no apta para una película suya. El director se consideró traicionado por la productora, y es posible que la actriz no lo pasara demasiado bien durante el rodaje.

La libertina

05naufragos

NÁUFRAGOS (1943)

Tallulah Bankhead

(1902-1968)

Promiscua, bisexual y consumidora habitual de alcohol y cocaína, nunca ocultó sus inclinaciones ni sus vicios, por lo que no era el tipo de rubia preferido por Hitchcock. Aun así, el director decidió contar con ella en Náufragos y meterla en un bote salvavidas lleno de hombres sedientos. Y su personaje acabó dominando todo el conjunto.

La obsesión

06encadenados

ENCADENADOS (1946)

Ingrid Bergman

(1915-1982)

No era exactamente rubia, sino castaña clara. Sin embargo, la fría nórdica se convirtió en la primera actriz con la que Hitchcock se obsesionó, dentro y fuera del rodaje. Bergman mantuvo una buena relación con el director hasta la muerte de éste, aunque no tanto como a él le habría gustado. En Encadenados la arroja a los leones del amor y la ambición de dos hombres muy distintos. O, en el fondo, no tanto.

La gélida

07proceso

EL PROCESO PARADINE (1947)

Ann Todd

(1909-1993)

Hasta Hitchcock la consideraba demasiado fría, aunque Todd hizo lo que pudo con el ingrato papel de mujer engañada por su marido que le tocó interpretar en El proceso Paradine.

La insinuante

08panico

PÁNICO EN LA ESCENA (1950)

Marlene Dietrich

(1901-1992)

La más provocativa y provocadora de las rubias de Hitchcock. El director reconoció que en Pánico en la escena estaba realmente guapa, y no pareció importarle demasiado que rompiera con el tradicional recato de sus estrellas.

La teñida

09confieso

YO CONFIESO (1952)

Anne Baxter

(1923-1985)

Hitchcock quería a Anita Björk, pero la Warner Bros no se atrevió a contratarla y le impuso a Anne Baxter. El director se encontró con el problema añadido de que Baxter era morena, y decidió teñirla de rubio.

La favorita

10ventana

LA VENTANA INDISCRETA (1954)

Grace Kelly

(1929-1982)

Elegante y distinguida, encarnó como ninguna otra el ideal femenino de Hitchcock. La ventana indiscreta es, entre otras cosas, un desfile de modelos de la actriz, mientras el protagonista masculino prefiere seguir mirando por la ventana. Grace Kelly fue el gran mito erótico del director, que nunca superó del todo que dejara de ser su princesa –y abandonara el cine– para convertirse en la de Mónaco.

La pelirroja

11mato

PERO… ¿QUIÉN MATÓ A HARRY? (1956)

Shirley MacLaine

(n. 1934)

Hitchcock rodó este understatement –presentación en tono ligero de acontecimientos verdaderamente dramáticos– con mucha libertad, y decidió saltarse prácticamente todos los cánones del melodrama y hasta de su propio cine. Por eso MacLaine no se parece a ninguna otra rubia del director. Tanto que ni siquiera es rubia, sino pelirroja. Pero Hitchcock quedó muy satisfecho con su trabajo.

La ignorada

12hombre

EL HOMBRE QUE SABÍA DEMASIADO (1956)

Doris Day

(n. 1922)

Se sintió herida por el silencio de Hitchcock durante todo el rodaje de El hombre que sabía demasiado, pues estaba convencida de que el director la había escogido sólo por su condición de cantante –su Qué será, será (Whatever will be, will be) ha pasado a la historia del cine– y de que Hitchcock seguía con Grace Kelly en la cabeza. Aunque el director sostuvo que no le habló sencillamente porque todo fue bien, no admite dudas que, efectivamente, Hitchcock no había olvidado a Grace Kelly.

La rebelde

13falso

FALSO CULPABLE (1957)

Vera Miles

(n. 1930)

Fue la elegida por Hitchcock para sustituir a Grace Kelly como su musa cinematográfica, pero no pudo ser, y es que Miles nunca se dejó moldear por el director. Su personaje en Falso culpable protagoniza uno de los mayores descensos a los infiernos de la obra de Hitchcock.

La carnal

14vertigo

VÉRTIGO (1958)

Kim Novak

(n. 1933)

Hitchcock concibió el papel protagonista para Vera Miles, pero ésta se quedó embarazada en vísperas de empezar a rodar. El director tuvo problemas con Novak por cuestiones de peluquería y vestuario, que estaba concebido y diseñado para Miles. El protagonista masculino de la película moldea a su rubia –la más carnal y explosiva de todas las que trabajaron con Hitchcock– como el director moldeaba a las suyas. Nadie ha puesto un solo pero a la interpretación de Novak en Vértigo. Nadie excepto el propio Hitchcock, que nunca se sintió cómodo con ella, sin que se sepa muy bien por qué.

La enigmática

15muerte

CON LA MUERTE EN LOS TALONES (1959)

Eva Marie Saint

(n. 1924)

Probablemente, la más misteriosa de todas las rubias que trabajaron con Hitchcock. Además, en Con la muerte en los talones encarna a una seductora agente doble a la que se disputan los dos protagonistas masculinos. Su beso en el tren es el más aplaudido de la carrera del director, junto al de Ingrid Bergman en Encadenados.

La de la ducha

16psicosis

PSICOSIS (1960)

Janet Leigh

(1927-2004)

Se presenta en sujetador y prácticamente se despide en sujetador, siendo la única vez que una actriz se muestra así en todo el cine de Hitchcock, que en Psicosis juega tanto con ella como con los espectadores. Protagoniza la secuencia más recordada de la carrera del director, aunque la realizó con la colaboración de una doble, ya que se negó a desnudarse para la inolvidable escena de la ducha. Aun así, su relación con Hitchcock fue cordial; la peor parte del rodaje de Psicosis se la llevó la actriz secundaria Vera Miles, a quien el director nunca perdonó que lo dejara tirado en vísperas de rodar Vértigo.

La víctima

17pajaros

LOS PÁJAROS (1963)

Tippi Hedren

(n. 1930)

Mediaba la treintena y aún no había debutado en el cine cuando Hitchcock la contrató tras verla en un anuncio de televisión. Lo suyo fue un flechazo, aunque unidireccional. El director la consideraba una belleza clásica de las que ya quedaban pocas, y se obsesionó con ella durante el rodaje de Los pájaros, que constituyó una tortura psicológica e incluso física para la actriz. Hedren fue la última gran obsesión de Hitchcock. La rubia que casi le hace olvidar a Grace Kelly.

La desapercibida

18cortina

CORTINA RASGADA (1966)

Julie Andrews

(n. 1935)

Hitchcock se dejó influir por la Universal en la elección de la actriz, y nunca creyó en ella como protagonista de la película. Quizás por eso, la colaboración de Andrews con el director pasó desapercibida, a pesar de que la actriz era una de las estrellas del momento.

La francesa

19topaz

TOPAZ (1969)

Dany Robin

(1927-1995)

Topaz fue la última película de esta risueña francesa, que supo estar a la altura de su papel de esposa preocupada. El filme no fue interpretado por estrellas, sino por sólidos actores de nacionalidades muy diversas.

La corriente

20frenesi

FRENESÍ (1972)

Barbara Leigh-Hunt

(n. 1935)

Hitchcock renuncia aquí a las rubias sofisticadas y recurre a mujeres corrientes, que aportan realismo a Frenesí, un cuento macabro, bizarro y lleno de humor negro, ubicado en el pintoresco Covent Garden londinense. Leigh-Hunt, una inglesa típica, es una de las principales.

La última

21trama

LA TRAMA (1976)

Karen Black

(1939-2013)

La protagonista de la última película de Hitchcock. Era morena, pero el director no pudo evitar ponerle una peluca rubia para que interpretara una parte de su papel. De mirada estrábica, acabó convertida en una especie de icono pop y protagonizando películas de serie B, pero nadie podrá arrebatarle el honor de haber sido la última rubia de Hitchcock.

Las leonas del ring

El boxeo es uno de los deportes más duros y exigentes que existen, y el pensamiento dominante ha hecho el resto para que siempre haya sido considerado como un asunto viril. La lucha denodada de unas cuantas pioneras ha logrado que emerja su versión femenina, pero la igualdad entre el hombre y la mujer dista de ser una realidad también en todo lo relacionado con esta práctica deportiva. Pese a todo, cada vez son más las mujeres que reivindican su lugar en el cuadrilátero.

Seguir leyendo en Pikara Magazine

Referencia al reportaje en Argia: Emakume boxeolariak, historia apur bat (en euskara)

BOXEO FEMENINO_016

Fotos en el blog de Joaquín Gómez Sastre